Elliot Fernandez
*Avís de cookies: utilitzem cookies de tercers per millorar la gestió d'aquest web.

Alternatives per Europa

Font: G CACAKIAN (https://www.flickr.com/photos/fmg2008/)

Font: G CACAKIAN (https://www.flickr.com/photos/fmg2008/)

La ingovernable Grècia, on ningú sap que passarà després de les eleccions del 6 de maig, la França del nou President François Hollande i la derrota d’ahir del partit d’Angela Merkel al land de Nordrhein-Westfalen (Rin del Nord – Westfàlia), podrien estar ja marcant un canvi de rumb en una Europa que es mou cap a la rebel·lió a les polítiques de rigor i austeritat que la cancellera alemanya ha imposat des de 2010 als estats membres de la UE (recordar aquell fatídic 10 de maig de 2010, quan Espanya fou intervinguda “virtualment” pel Directori Europeu).

Bé, però les polítiques de rigor i austeritat imposades per A. Merkel i el Directori Europeu, directament a Grècia, Portugal i Irlanda i indirectament a Espanya (països del grup PIGS) i Itàlia, ja sabem que no han solucionat res, ans el contrari, han agreujat la crisi. Ho veiem cada dia, Espanya està avui pitjor que fa dos anys, igual que la resta de països posats sota la tutela de la troika. Joseph Stiglitz, en un article, critica durament la línia adoptada per Europa i augura un futur més negre si no es prenen decisions aviat.

Las consecuencias de la fiebre europea por la austeridad serán de largo plazo y probablemente graves. Si el euro sobrevive, lo hará al precio de alto desempleo y enorme sufrimiento, particularmente en los países en crisis. Y la propia crisis casi seguramente se extenderá. Las medidas antiincendios no funcionarán si simultáneamente se tira combustible sobre las llamas, una tarea con la que Europa parece comprometida. No hay ejemplos de grandes economías —y Europa es la mayor en el mundo— que se hayan recuperado con austeridad.

El dolor que sufre Europa, especialmente el de sus pobres y jóvenes, es innecesario. Afortunadamente, existe una alternativa. Pero las demoras para aprovecharla serán muy costosas, y Europa se está quedando sin tiempo.

També ho diu Paul Krugman, que en la mateixa línia d’Stiglitz critica l’adopció d’aquestes polítiques de rigor i retallades als serveis públics:

¿Cuál es el error de recetar recortes en el gasto como solución a los males de Europa? Una de las respuestas es que el hada de la confianza no existe, es decir, las afirmaciones de que recortar el gasto gubernamental animará de alguna manera a los consumidores y a las empresas a gastar más han sido rebatidas abrumadoramente por la experiencia de los dos últimos años. Por eso, los recortes en el gasto en una economía deprimida no hacen más que agravar la depresión.

Krugman dibuixa un escenari pels propers mesos molt pessimista, especialment per Espanya (traducció d’Escolar.net):

1. Salida del euro de Grecia, probablemente en el próximo mes,

2. Retiradas masivas de dinero desde los bancos de España e Italia para llevar el dinero a Alemania.

3a. Tal vez, controles para prohibir transferencias de depósitos fuera del país y límites a las retiradas de dinero en efectivo.

3b. Alternativamente, o al mismo tiempo, inyecciones masivas de dinero del BCE a los bancos para evitar su colapso.

4. Alemania tiene dos opciones: aceptar inyecciones masivas de capital público en Italia y España, seguidas de una drástica revisión en su estrategia: básicamente, dar a España en particular alguna esperanza de que habrá un respaldo a su deuda para evitar que la prima de riesgo se dispare y también un objetivo de inflación para la eurozona más alto que permite hacer el ajuste de precios o…

4b. El fin del euro.

Europa té alternatives. Ara mateix totes les esperances passen per França i la pressió que el seu nou President pugui fer sobre Alemanya.

L'autor: Elliot Fernandez

Enllaç permanent: https://elliot.cat/alternatives-per-europa/