Elliot Fernandez
*Avís de cookies: utilitzem cookies de tercers per millorar la gestió d'aquest web.

Censura administrativa d’Internet

Mientras en España la “Coalición de Creadores” aprieta a Gobierno y grupos parlamentarios para que aprueben cuanto antes la Ley de Economía Sostenible (que incluye la conocida como “Ley Sinde” anti-descargas), reclamaciones, sea dicho de paso, que han surgido efecto (dicha ley se aprobará por la vía rápida el próximo martes en comisión, sin pasar por el pleno), en Francia Sarkozy da un nuevo paso adelante y Ley de la Economía Sostenible aprueba el bloqueo gubernamental de páginas webs, dentro de la ley Loppsi. Dicho bloqueo no necesitará de intervención judicial. La excusa del gobierno francés es la de luchar contra la pedofilia y la ciberdelincuencia dejando vía libre a la posible persecución de páginas webs por cuestiones políticas, como han advertido algunos diputados de la izquierda francesa.

España como Francia

La asociación en defensa de los derechos en Internet, La Quadrature du Net, denuncia que la ley Loopsi francesa en su artículo 4 impone un filtraje administrativo de Internet, bajo el caballo de Troya de la protección de los menores. Tal dispositivo, en realidad, permitirá generalizar la censura de contenidos en Internet. La intención de supervisar Internet sin intervención de un juez demuestra claramente, según Quadrature du Net, la voluntad del gobierno de controlar Internet.

En España, como en Francia, la intenciones del gobierno Zapatero son muy similares. Bajo el pretexto de la lucha contra la piratería y la protección de la industria cultural el Congreso de los Diputados está a punto de aprobar la Ley de la Economía Sostenible, que en su artículo tiene previsto tirar adelante la regulación de las descargas en Internet y permitir el cierre de páginas web si así lo considera una comisión todavía por crear. Bien claro: cierre de páginas web si así lo considera una comisión gubernamental, sin intervención judicial. Como se denuncia para el caso francés, este filtrado de Internet y censura previa sin intervención judicial viola el Estado de derecho y la misma Constitución al atentar contra el derecho a la libertad de expresión.

Este es en definitiva lo que nos viene encima si no actuamos a tiempo. La próxima semana será clave en España. Algunos proponen el envío de correos electrónicos a los diputados que el martes votaran la LES. Otros tenemos claro, desde hace tiempo, que ésto que le llaman democracia no lo es y seguiremos luchando, aquí en la red y en la calle, para que esta situación cambie.

L'autor: Elliot Fernandez