Elliot Fernandez
*Avís de cookies: utilitzem cookies de tercers per millorar la gestió d'aquest web.

Governar un Imperi

El imperio español sobrevivió en la segunda mitad del siglo XVII, pese a la extrema debilidad de su metrópoli, gracias a su capacidad adaptativa a las dinámicas inter e intra imperiales. En el primero de los casos, la estrategia seguida fue la de implicar a las élites de los territorios coloniales en la reproducción del modelo. En el segundo, la de hacer accesible el mercado colonial a las nuevas y agresivas potencias marítimas de Europa. La clave de este éxito debe buscarse en la eficiencia de la compleja estructura institucional construida por España para gobernar sus dominios ultramarinos, pensada para dar respuesta a retos que por primera vez debía abordar un gran imperio europeo: cómo controlar en la distancia unos territorios ultramarinos inmensos que se hallaban a un mínimo de treinta días de navegación. Segun J.L. Phelan, hasta el reinado de Carlos III, dos principios básicos rigieron la organización y el funcionamiento de la estructura organizativa imperial: el principio de autoridad y el principio de flexibilidad (J.L. PHELAN, 1960). En función del primero el imperio se organizaba como un entramado institucional dominado por las instituciones del gobierno metropolitanas -Corona, Casa de Contratación y Consejo de Indias- y se repartían unas competencias compartidas entre las administraciones territoriales -virreyes, gobernadores, audiencias, alcaldes mayores y corregidores, curas y cabildos-, de tal manera que éstas, en constante competencia por el control del poder local, podrían fiscalizarse entre sí y denunciar ante el Consejo de Indias cualquier irregularidad que alguna de ellas cometiese. [….]

La mayor singularidad del modelo colonial español radicaba, sin embargo, en el otro de los principios enunciados: el de flexibilidad. Por flexibilidad se entiende el grado de discrecionalidad de que disponía la burocracia colonial para suspender la aplicación, a veces de manera indefinida, de las leyes  órdenes dictadas desde la metrópoli con el conocido argumento de que “se obedece pero no se cumple”, que dejaba a salvo el principio de autoridad.

DELGADO, Josep Maria. Dinámicas imperiales (1650-1796). Barcelona: Edicions Bellaterra,  2007. pàg.  22-23

He reproduït aquest fragment perquè em sembla molt suggeridor a l’hora d’explicar com es governava el gran imperi espanyol fins a mitjans del segle XVIII. Dos principis reeixien aquesta governança: autoritat i flexibilitat. Així les coses la metròpoli controlà amb relativa calma el seu Imperi atlàntic fins la meitat del segle XIII, quan les Reformes borbòniques liquidaren el principi de la flexibilitat i optaren per la mà dura i l’autoritat, quelcom que ja havia passat a Catalunya a principis d’aquell segle.

Em pregunto si els polítics espanyols d’avui han recuperat els vells principis imperials de l’autoritat i la flexibilitat per governar les regions perifèriques. Potser durant uns anys el principi de l’autoritat es practicà amb una mesurada flexibilitat que permeté un matrimoni de conveniència entre Madrid i Barcelona. Potser fa uns anys aquesta flexibilitat es deixà de practicar des de Madrid per aplicar una impecable autoritat a lesprovíncies rebels del regne. I ja sabem com va acabar l’Imperi espanyol a principis del segle XIX. Volen des de Madrid repetir la mateixa història? Serà qüestió de temps saber-ho.

L'autor: Elliot Fernandez