Elliot Fernandez
*Avís de cookies: utilitzem cookies de tercers per millorar la gestió d'aquest web.

Les polítiques d’esquerres del tripartit català

El professor Salvador López Arnal ha matisat en un article publicat a Rebelión la columna d’opinió que el catedràtic Vicenç Navarro va publicar al diari Público la passada setmana. Entre d’altres López Arnal explica que comparar el nacionalisme conservador espanyol amb el jacobinisme és un error perquè:

La tradición jacobina es una tradición de emancipación de los pueblos y el nacionalismo español conservador nunca lo ha sido. Afirmar, como afirma Vicenç Navarro, que el jacobismo continua “siendo un pilar fundamental de tal proyecto político-cultural, insensible al reconocimiento de la pluralidad de naciones y regiones en España, exigiendo una uniformidad considerada amenazante por los nacionalismos periféricos, como el catalán” es abonar, de nuevo, un camino de imprecisión y confusión conceptual y política. Ni la tradición jacobina ha abonado nunca el nacionalismo español conservador y agresivo y uniformador ni éste ha bebido de esa fuente en ninguna fase de su historia. Muy lejos de él ese cáliz.

El nucli central de la crítica de López Arnal a Navarro gira al voltant de les polítiques d’esquerres del Tripartit. Quines polítiques d’esquerres? es pregunta López Arnal:

[…] durante los años de los gobiernos tripartitos la presencia de la sanidad privada en Catalunya no parece que haya disminuido sustantivamente. La externalización privada de servicios públicos tampoco. La gestión privada de las residencia públicas no ha tomado ningún giro decisivo. La Ley de Educación de Catalunya fue pactada con la derecha política, con CiU, dejando a la estacada a ICV-EuiA. Ni que decir tiene que los conciertos con la privada sigue en el puesto de mando de la política educativa catalana. La subordinación de los ciclos formativos a los intereses empresariales es un firme postulado casi geométrico. La casi eliminación de los estudios nocturnos del bachillerato en Catalunya no es obra de ningún gobierno reaccionario de derecha antisocial sino del gobierno del honorable Montilla y del departamento dirigido por Ernest Maragall. Está en su activo.

I acaba el seu article amb dues cites. Una de l’historiador Ricard Vinyes i l’altre del també historiador Josep Fontana. Ambdós van donar suport al pacte d’esquerres de 2006, però:

Ricard Vinyes, que no suele ser un historiador de proclamas incendiarias, ha afirmado que el ejecutivo de Montilla “ha vulnerado absolutamente los principios de la izquierda” [2]. Se sobreentiende que todos; “absolutamente”, sin duda, no es adverbio afable. El también historiador Josep Fontana, que respaldó, igual que Vinyes, a la coalición en las elecciones de 2006, ha señalado que el paso de las fuerzas de izquierdas por el gobierno ha generado “desinterés y profunda decepción” entre militantes y votantes. No suele hablar el gran historiador catalán a humo de pajas.

L'autor: Elliot Fernandez