Elliot Fernandez
*Avís de cookies: utilitzem cookies de tercers per millorar la gestió d'aquest web.

Polítics fins a la sopa

La información nada tiene que ver con los votos. No es noticia lo que piensan los líderes políticos sobre todo lo que acontece. No lo es el patético recurso al “rifirrafe”,  para colocar las declaraciones de uno diciendo que todo es blanco“, y de su oponente afirmando que todo es negro“. No es objetividad, es mal periodismo. La gama de los grises y de todos los colores y tonos están en los datos, en el trabajo. No nos aporta nada redifundir al infinito sus repetitivos discursos. Sólo crea desinformadora crispación, buscada, en muchos casos. No es periodismo aceptar los silencios cuando a los políticos no les conviene hablar. Pero ¿Quiénes se han creído que son? Nuestros representantes, nuestros bien pagados empleados.

Los países serios tienen menor presencia de los políticos y olvidan, sin duda, la báscula. ¿Alguien ha visto que en las televisiones norteamericanas aparezca McCaín cada vez que habla Obama?  ¿Sarzoky tiene sobre sí la permanente sombra de Aubrey, la líder socialista francesa? ¿Quizás la BBC amplia sus telediarios para recoger lo que dicen Cameron y Clegg y el dirigente laborista cuando lo encuentren?

¿El periodismo? Sí, aún vive. Rosa Maria Artal

L'autor: Elliot Fernandez